TRABAJO CULTURA CLASICA[Decoración en las casas]




Los romanos admiraban la pintura griega tanto como la escultura, y animaban a los artistas que trabajaban para ellos a hacer copias de obras griegas especialmente famosas o populares. Las pinturas, con figuras individuales, grupos o paneles enteros, se reproducían, se adaptaban, estropeaban o embellecían según el talento de los artistas y las exigencias del cliente.
Los restos pictóricos conocidos más importantes son de tipo mural, frescos protegidos con una capa de cera que avivaba los colores.
Las fachadas eran de ladrillo visto dispuestos de manera muy ordenada, los bajos que se designaban a una taberna poseía un pórtico de madera que resguardaba la entrada, y en las calles más anchas de la ciudad, las ínsulas disponían de un balcón para cada cenáculo[los pisos superiores ], exactamente igual a los nuestros, construidos o con ladrillo o bien con vigas de madera que se posaban sobre la fachada, en estos balcones los romanos ponían plantas y flores para dar un toque de color. Para entrar a cada cenáculo, tenían al igual que en la actualidad una escalera interna que daba a cada puerta, bien hecha de ladrillo o de piedra.
Analizando el interior de cada cenáculo, observamos que hay muy poca iluminación en cada uno de ellos, los grandes muros eran escasamente decorados con ventanas desprotegidas, aunque si bien en las villas romanas,las ventanas de los cenáculos eran únicamente cubiertas con telas gruesas y tupidas que no dejaban pasar tanto el viento frío pero tampoco la luz.
La decoración interior era más bien austera, exceptuando las paredes decoradas con pinturas y los suelos con mosaicos, los romanos disponían de bancos (scamna), taburetes (subsellia) o sellae (sillas plegables), el resto de mobiliario eran un simple camastro, telas para cubrir asientos y camas, alfombras y cojines. Las vajillas eran mayoritariamente de plata, excepto en los casos de pobreza en que eran de arcilla, aquellos personajes más ricos, disponían de vajillas llenas de ornamentaciones, oro y filigranas.
Las villas romanas sí que son un ejemplo de construcciones hechas para el placer de la vista y la estancia. Sus casas estaban llenas de jardines, columnas y arte, cuanto mayor prestigio y poder adquisitivo mayor era la extravagancia, ya que algunos de ellos poseían incluso piscinas de agua salada donde criaban especies como morenas u otros peces para consumo propio o para placer. Las habitaciones estaban decorados con pinturas murales que podían evocar actos cotidianos, sexuales (en el caso de las habitaciones maritales) o bien representaciones mitológicas. Las cocinas eran amplias, y en ellas se han localizado utensilios y herramientas semejantes a las que podemos disponer en la actualidad como ollas, o cacerolas. Habían diversas habitaciones destinadas a diferentes ocupaciones, bibliotecas, salas de recepción, despachos, gimnasios, saunas, baños, etc... además el alto poder económico de estas familias les permitían disponer de agua corriente, y calefacción.


esto lo he encontrado en:
  1. wikipedia.org
  2. http://www.atenea-nike.com/pagina_83.html