Religion y VIDA COTIDIANA En la GALLAECIA


Los romanos, además de destacar por su intensa labor política y bélica, debemos atender también a su activa y cuidadosa vida cotidiana. En líneas generales, el pueblo romano seguía un mismo canon a la hora de comer, vestirse o divertirse, que, en algunos casos, cambiarían según las modas.
muralla_lugo.jpgEn este caso, nos centraremos en la situación de Gallaecia –provincia de Hispania situada al noroeste peninsular- donde la sociedad galaico-romana estaba constituida por una población autóctona, una parte de la cual mantenía sus formas de vida prerromanas, mientras que la otra se romanizaba cada vez más; por otro lado, una población foránea que introducía nuevos modos de vida, apoyándose en su poder y prestigio.
Culturalmente, Lucus Augusti ha sido el gran centro urbano de esta provincia, en la cual podemos encontrar infraestructuras diseñadas para el ocio de sus habitantes, tales como las termas –similares a los actuales balnearios- a pesar de que sus intereses en esta zona se basaban en la explotación de riquezas. Esto justifica la ausencia de otros edificios característicos en este campo, como teatros, circos, etc. Hay hipótesis acerca de la existencia de un anfiteatro, pero no hay nada confirmado. Otras termas a destacar, aunque de menor rango, serían Aquae Celenae (Caldas de Reis), Aquae Quarquennae (Bande), Aquae Originae (Riocaldo) o Aquae Calidae (Cuntis).
Otros restos que debemos mencionar en esta urbe, son las murallas que en su tiempo, la circundaron y sirvieron para defenderla frente a ataques externos y controlar el contagio de enfermedades. Hoy en día, la ciudad ha crecido, y podemos distinguir dos zonas: intramuros y extramuros.cidade_grove.jpg

La conquista y dominio romano introdujo asentamientos totalmente nuevos, como las Villae, grandes mansiones situadas en el mundo rural o marítimo, que se desarrollan en los siglos III y IV d.C. En las villae están las viviendas lujosas de los amos y las de los esclavos y siervos, que trabajarían en las explotaciones agrícolas y ganaderas de los señores. Se aprecia en ellas un alto nivel de vida con termas privadas, hipocaustos o mosaicos. (Restos de la villae de O Grove)

Como ya mencionamos antes, era frecuente la ornamentación con mosaicos, especie de cuadros en los que se mostraban generalmente escenas mitológicas, situadas en el suelo y que se realizaban con la colocación organizada de múltiples piececillas de colores, de los cuales aún se conservan algunos como el de la Domus Oceani o el de Dédalo y Pasífae, ambos en Lugo. A continuación figura una foto del último.

mosaicolugo.jpgA parte de grandes infraestructuras, debemos mencionar también la conservación de utensilios del día a día, tales como vasijas, joyas, monedas, etc.
Respecto a las costumbres gastronómicas, existe una importante mezcla entre las variedades culinarias de Roma y las autóctonas, la introducción de nuevas técnicas agrarias o nuevas especies de flora como son las setas, el castaño o la vid y el consumo cárnico vacuno, que aún pervive hoy.
Uno de los pilares básicos de la cultura y tradición romana, es el culto religioso que, en Galicia tiene unas determinadas características, debido a la existencia de cultos anteriores, contrastando así con otras zonas como la Baetica, en la que desapareció todo culto indígena; esto dará como resultado una influencia mutua y recíproca por parte de los dos pueblos. Ejemplos de ello serían la introducción de divinidades como la tríada capitolina -formada por Júpiter, Juno y Minerva- las Ninfas o los Lares Viales y asimismo, la posterior asimilación por parte de los soldados romanos, de las divinidades locales, debido al miedo que les provocaba el desconocimiento de las mismas (Aegimuniaego, Degante, Vestio Alonieco). Ésta es una muestra de dicha asimilación: Minerva encontrada en Cidadela y Mercurio descubierto en Ourense.Capturavista.JPG

Como testimonio de lo expuesto anteriormente, debemos mencionar la existencia y perdurabilidad de unos pequeños monumentos votivos que se erigían en honor a los dioses, denominadas aras, que nos acercan a ellos. A parte de las divinidades romanas, también debemos destacar algunas propias como eran Bandua y Coso (dioses guerreros) o Nabia (relacionada con el agua). La siguiente ilustración es un ara votiva dedicada a la diosa Diana.ara_dianae.jpg


Y para finalizar, no podemos olvidarnos de otro tipo de aras: las funerarias, que se erigían en honor a fallecidos y en las que se recogen el nombre, la edad, la profesión del susodicho, persona que se la dedica, etc. Aquí exponemos unas muestras.aras_4.jpg

Como se puede observar, a pesar de que los romanos llegaron hasta aquí con propósitos meramente económicos, han dejado una huella muy importante en la Gallecia que nos habría marcado el curso de nuestra historia.

BIBLIOGRAFÍA:

Ana Fernández Belén, Berta Hernández García, Paloma López Martín y Santiago Muras Sanmartín: Latín I 1º Bachillerato, Grupo Falerno, Ediciones Akal, Madrid, 1998.
http://centros.edu.xunta.es/iesmanuelgarciabarros/moodle/course/view.php?id=8 [Consultada el 6 de abril de 2008]
http://www.galespa.com.ar/historia_galicia_romana.htm [Consultada el 6 de abril de 2008]
http://html.rincondelvago.com/historia-e-xeografia-de-galicia.html [Consultada el 6 de abril de 2008]
http://www.sobrado-es.com/galego/historia/romanizacion_d.php [Consultada el 6 de abril de 2008]
http://www.culturagalega.org/temadia_arquivo.php?id=2212 [Consultada el 10 de abril de 2008]
http://www.arqweb.com/lucusaugusti/anfiteatro.asp [Consultada el 10 de abril de 2008]


LA ADMINISTRACION ROMANA EN LA GALLAECIA
En el año 137 a.C., Decimo Junio Bruto comienza la conquista de la Gallaecia (por lo que màs tarde recibirà el apodo de “el Galaico”) y la acaba en el año 29-19 a.C. con Augusto. Este emperador romano (del siglo I d.C.) habìa dividido Hispania en dos provincias: la Lusitania e la Tarraconensis, aunque luego constituyò otra, la Baètica. Ademàs, Augusto serà el que culmine la anexiòn de la Gallaecia entre el año 29 y el 19 a.C. y fundarà tres ciudades que seràn el eje fundamental de la Gallaecia romana: Bracara Augusta, Lucus Augusti y Asturica Augusta.conventus_gallaecia.jpg

En el siglo III (alrededor del año 212), el emperador Caracalla hace una ùltima divisiòn del territorio de la Penìnsula Ibèrica, que consiste en la divisiòn de la Tarraconensis en dos provincias; una sigue denominàndose de la misma forma y a la otra (el territorio galaico) le otorgarà la categorìa de provincia y pasarà a ser llamada Hispania Nova Citerior Antoniana. Asì, la nueva divisiòn de Hispania serà en cuatro provincias.capitais_conventus.jpg

A comienzos del siglo IV, alrededor del año 305, el emperador Diocleciano convierte a la Hispania Nova Citerior Antoniana en provincia de la Gallaecia.

A partir de estos cambios, la administraciòn se fue organizando segùn una serie de funciones y niveles que partìan de las provincias, divididas en los diferentes conventus iuridici (convento jurìdico). Estas eran las subdivisiones administrativas utilizadas por los romanos. Estos conventos tenìan un territorio limitado que estaba adscrito a una capital, de la cual recibìa el nombre y era el lugar en donde se centralizaban las funciones administrativas propias que, en resumen, cumplìan fines administrativos (recaudaciòn de impuestos), religiosas (difusiòn del culto imperial) y judiciales. Cada convento dependìa en realidad de la capital de la provincia y se citan tres: el conventus bracarensis (con capital en Bracara Augusta), el conventus lucensis (con sede en Lucus Augusti) y el conventus asturicensis (con capital en Asturica Augusta). Ademàs, tambièn serìa añadido a la Gallaecia el conventus cluniensis, que tenìa como capital Clunia.

Ahora veremos un resumen de los lìmites y caracterìsticas de los conventus de la Gallaecia romana:
Conventus Bracarensis: tenìa como lìmite hacia el sur el curso del rìo Duero y abarcaba la actual provincia de Pontevedra y casi toda la de Ourense. Este convento era el màs desarrollado y el màs relacionado con Roma.
Conventus Lucensis: abarcaba la actual provincia de A Coruña, el Norte de la de Pontevedra, y la mayor parte de la de Lugo, e incluìa territorios hasta la desembocadura del rìo Navia. Este convento era el màs atrasado cultural y econòmicamente.
Conventus Asturicense: sus lìmites eran, respecto al lucense, el rìo Navia, la comarca de Quiroga, el rìo Navea y la actual diòcesis de Astorga. Respeto al convento de Braga, los lìmites se situaban por la sierra de la Culebra y los Tras-os-Montes. Este convento estaba centrado en la explotaciòn minera, por lo que tenìa un papel fundamental en la administraciòn romana.
Conventus Cluniensis: era el màs oriental de la antigua provincia de la Gallaecia e incluìa la actual Cantabria (por el Norte), el sistema Ibèrico (por el Leste) y el Sistema Central marcaban el lìmite sur.

Cuando hablamos de los conventus iuridici, cabe mencionar los miliarios, que eran unos monumentos de piedra situados en las vìas romanas que marcaban la distancia que los separaba del conventus iuridici correspondiente. Actualmente podemos encontrar uno en cada capital de conventus iuridici en la Gallaecia.teatro_lugo_200805032008_125.jpg

Ademàs, los populi y los castella constituìan el nivel inferior respecto a los conventus iuridici, ya que la agrupaciòn de varias castella (aldeas), que eran el nivel màs bajo, formaban los populi, que al mismo tiempo constituirìan los conventos iuridici, que, al agruparse en tres, formarìan una provincia.

BIBLIOGRAFIA
http://www.xunta.es/galicia2003/ES/02_01.htm
http://moana.servidores.net/libros/romanizacion.txt
http://gl.wikipedia.org/wiki/Historia_de_Galiza#Os_romanos
http://gl.wikipedia.org/wiki/Conventos_xur%C3%ADdicos
http://www.galespa.com.ar/historia_galicia_romana.htm
http://centros.edu.xunta.es/iesmanuelgarciabarros/moodle/course/view.php?id=8