Popilia Rectina aparece mencionada en una lápida funeraria que se encuentra en Sagunto. Recogemos aquí los datos epigráficos e históricos que nos sirven de base para recrear, con las licencias literarias imprescindibles, a un personaje femenino de finales del siglo I que vive en la ciudad romana de Saguntum.

Datos epigráficos


popilia.jpg
Placa funeraria: nº 71 Corell, CIL II2 14,367, CIL II 3866

La inscripción en la que se menciona a Popilia Rectina es una lápida funeraria que fue reutilizada en la construcción de la iglesia de Santa María de Sagunt. Todavía puede verse en las escalinatas que conducen a la iglesia, del mismo modo que se veía en el siglo XV, cuando fue edificado el templo, según las menciones de los cronistas de la época.


Se trata de un bloque de piedra caliza con unas dimensiones de 62 x 124 x ?, el campo epigráfico ocupa 40 x 43.

El campo epigráfico está realzado e inscrito dentro de una cartela.







El texto latino:

POPILLIAE · L(uci) · F(iliae)
RECTINAE · ANN(orum) · XVIII
C(aivs) · LICINIVS · C(ai) · F(ilivs)
GAL(eria) · MARINVS
VOCONIVS · ROMANVS
VXORI

La traducción:
A Popilia Rectina, hija de Lucio, de 18 años. Caio Licinio Marino Voconio Romano, hijo de Caio, de la tribu Galeria, a su mujer.


Datos históricos y biográficos


Popilia Rectina fue la esposa de Voconius Romanus, que le dedica la estela funeraria. En la inscripción leemos que murió con 18 años.

El cognomen Rectina es extremadamente raro, en cambio el cognomen Marinus / -a se encuentra en muchas otras partes.

Los Popilii abundan en el área de Sagunt, pero son raros en el resto de Hispania, por lo que se puede decir que el gentilicio Popilius es característico de Sagunt. Los Popilii constituyen una familia importante.

Su esposo, Voconius Romanus, era amigo de Baebius Hispanus y de Plinio el Joven.

Baebius Hispanus (amigo también de Plinio el Joven, ep. 1, 24) pertenece a la familia de los Baebii, la más importante de Saguntum durante el siglo I y primera mitad del II, tal como atestiguan las numerosas inscripciones que se conservan con sus nombres. Se puede consultar más información sobre el origen de esta familia, ver su árbol genealógico y situarles en esta línea temporal.

Voconius Romanus era natural de Roma. Plinio menciona en sus epístolas que era hijo de una hispana perteneciente a una rica familia saguntina. Su padre accedió al ordo equester como recompensa por su brillante carrera municipal:

Is erit Voconius Romanus. Pater ei in equestri gradu clarus, clarior vitricu, immo pater alius - nam huic quoque nomini pietate successit -, mater e primi. Ipse citerioris Hispaniae - scis quod iudicium provinciae illius, quanta sit gravitas - flamen proxime fuit. (Plinio, ep, 2, 13, 4)

Recibe formación literaria y jurídica en Roma, donde entabla una sólida amistad con Plinio que se prolongaría a lo largo de toda su vida. Testimonio de esta amistad son las cartas que le dirige (1, 5; 2, 1; 9, 7; 9, 28), y las veces que Plinio intercede por Voconio primero ante Nerva (2,13) y después ante Trajano (10, 4) para obtener beneficios para su amigo.

Tras ese periodo de formación regresa a Saguntum donde inicia una importante carrera municipal (fue duoviro y flamen). Se casa con Popilia Rectina pero ésta muere a los 18 años. Por la misma época fallece también su padre, al que también dedica una lápida funeraria (que está situada junto a la de su esposa).

Fue adoptado por el segundo marido de su madre, L. Licinius Marinus, también del ordo equester y con una situación económica muy desahogada, mejor que la de su padre, ya que adopta el nombre de éste antes del que tenía. Los Licinii abundan en el área de Saguntum, donde constituían una familia ilustre. El gobierno de la ciudad dedica estatuas a tres miembros de la familia cuyas inscripciones, de las que se tiene constancia por dibujos anónimos del s XVIII, han desaparecido.

Gracias a la mediación de Plinio obtiene hacia el año 97 el cargo de flamen de la Hispania Citerior.

Aproximadamente por la misma época Plinio obtiene de Nerva que se le conceda el ius trium liberorum. Aunque este privilegio se otorgaba también a personas sin hijos o incluso no casados como recompensa a sus servicios, el principal objetivo era proporcionar una serie de beneficios a los padres de familia frente a los que no tenían hijos, medida que fue tomada por Augusto (Lex Papia Poppaea) para favorecer a las familias con muchos hijos penalizando a los que no tenían descendientes. Los privilegios que otorga el ius trium liberorum para los hombres consistían en ventajas en sus carreras políticas y exenciones del pago del impuesto por no tener hijos, entre otros.

Poco después Plinio solicita a Trajano, como antes había hecho ante Nerva, que admita a su amigo en el ordo senatorius (2, 13). En esta ocasión el resultado no fue positivo. Probablemente hacia el año 100, Plinio solicita de Priscus, legado propretor en Panonia, que conceda a Voconio un tribunado en el ejército pero parece que la recomendación tampoco tuvo éxito.

Bibliografía

  • Alföldy, Géza, Los Baebii de Saguntum, Servicio de Investigación prehistórica de la Diputación provincial de Valencia, Valencia, 1977
  • Valcárcel Pío de Saboya, Antonio, Inscripciones y antigüedades del Reino de Valencia: comarca de Sagunto, Centro arqueológico saguntino, Sagunto, 1979
  • Corell, Josep, Inscripcions romanes del País Valencià, Ia (Saguntum i el seu territori), Universitat de València, 2002